En Fusagasugá se realizó el primer encuentro de diagnóstico de “Saberes ancestrales medicinales de afrocolombianos, raizales y palenqueros asentados en el departamento”, con el objetivo de replicar los saberes ancestrales de la medicina intercultural como legado ancestral en las comunidades negras radicadas en Cundinamarca.

El espacio académico contó con la presencia de médicos tradicionales, pulseadores, parteras, hueseros, sobadores, promotores, entre otros saberes, quienes poseen métodos propios de diagnóstico, tratamiento, atención, cuidado y prevención y cuyos recursos terapéuticos, incluyen plantas medicinales, minerales, ritos, dietas, entre otros, que son reconocidos por la comunidad afrocolombiana.

Así mismo, los exponentes de los Negros Afrocolombianos, Raizales Palenqueros (NARP), les compartieron a los jóvenes participantes sus historias y sus relaciones con la naturaleza, y se realizaron representaciones simbólicas, culturales de saberes y prácticas, que orientan vínculos directos con su territorio ancestral.

Entre los temas que abordaron se destaca que quienes atienden a la salud no son exclusivos, al contrario, cualquier miembro en una comunidad afrocolombiana podría recetar varios remedios para dolencias comunes, cuidados de postparto y antihistamínicos. Sin embargo, cuando se trata de afecciones crónicas o localizadas son las matronas las expertas.

Los sabedores pertenecientes a comunicades negras integradas por afrocolombianos, raizales y palenqueros en el territorio, están radicados en Chía, Soacha, Mosquera, Madrid, Facatativá, Cota, Fusagasugá y Ubaté.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

thirteen − 3 =