La distribución del Aguardiente Amarillo de Manzanares, fabricado y distribuido por la Industria Licorera de Caldas, podría generar una disputa legal entre esta organización y la Gobernación de Cundinamarca, luego de que la Secretaría de Hacienda del departamento expidiera una resolución con la cual se revocó la autorización que había para vender en esta región esta bebida.

El posible conflicto legal se da a causa de la Resolución 797 emitida el 6 de junio por las autoridades de Cundinamarca, la cual revocó el permiso que tenía la Industria Licorera de Caldas para el ingreso y venta del producto Aguardiente Sin Azúcar Amarillo de Manzanares 24° de alcohol dentro del territorio de Cundinamarca.

Sin embargo, la Licorera de Caldas contaba con un permiso por 10 años, emitido en 2017 y adicionado en diciembre de 2019, para vender el producto en Bogotá y el departamento de Cundinamarca, contando con la protección legal.

Cabe resaltar que los departamentos, en cabeza de sus gobernadores, cuentan con la facultad de adoptar una protección especial al aguardiente local y suspender la expedición de los permisos para el ingreso de otras bebidas que sean de otras regiones.

Esta medida se hace bajo el argumento de que pueden presentarse incrementos súbitos e inesperados en la venta de productos similares, provenientes de fuera de su departamento a su territorio, lo que afecta directamente a la organización de licores local.

La Licorera de Caldas estaría evaluando la posibilidad de presentar acciones legales para continuar con la distribución de esta bebida en Cundinamarca.

Fuente. https://www.larepublica.co/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

twelve − 4 =