La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) anunció la siembra de 10.000 árboles
nativos al rededor del humedal El Yulo, ubicado en el municipio de Ricaurte (Cundinamarca) como parte
del proceso de recuperación que adelanta en este ecosistema.
La siembra se hará en un área de 10 hectáreas como medida para controlar el ingreso de ganado vacuno
al humedal y brindar una mayor oferta de alimento y refugio para las especies que habitan allí.
“Hemos identificado la invasión de ganado en el lugar, razón por la cual es necesario realizar unos
bloqueos con unas cercas temporales en varios puntos donde se va a sembrar el material forestal,
mientras las plantas crecen y logran la envergadura suficiente para sobrevivir y restringir el paso”, dijo
Rubén Darío Imbol, director Operativo de Gestión del Ordenamiento Ambiental y Territorial de la CAR.
El funcionario afirmó que el ingreso de semovientes a esta área de recuperación ambiental genera el
desplazamiento de animales silvestres, contaminación del agua por las heces y orina de las vacas y una
disminución de la flora nativa por cuenta de que el ganado se come las plantas y árboles del lugar.
“Las comunidades son muy importantes para nosotros, pues son quienes interactúan a diario con el
humedal. Por eso, avanzamos en el proceso de socialización de esta medida con el fin de involucrarlas y
hacerlas partícipes, principalmente a quienes limitan con este ecosistema, ya que requerimos que nos
otorguen los permisos y autorizaciones correspondientes”, dijo el profesional de la CAR.
La entidad prevé que el proyecto culmine antes de finalizar el segundo semestre de este año.
El Yulo es el último humedal de la cuenca baja del río Bogotá, encargado de capturar las aguas lluvias y
de escorrentía, controlar los caudales y regular y retener el recurso hídrico para evitar inundaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 4 =